jueves, 14 de junio de 2012

RENOVANDO MI MENTE

CURSO- MES DE JUNIO 2013

Somos el resultado de lo que pensamos, desde muy niños nuestros padres, maestros, amigos y el entorno, influyen en nuestra manera de pensar. En algunos casos es positivo y en otros negativo, no importa a que edad reconozca que estaba equivocado en muchas cosas de su vida y decide tomar el camino de la VERDAD, dice la Biblia: “hay que nacer de nuevo”, ¿nacer de nuevo, en que? En la manera de pensar y ver las cosas, Cristo quieres colocar en usted una nueva mente, códigos nuevos, estructuras nuevas, información renovada, eso se logra con disposición y la enseñanza sabia del ESPÍRITU SANTO.

Efesios 4:23. Y renovaos en el espíritu de vuestra mente, Salmos 32.9. No seáis como el caballo, ni como el mulo, sin entendimiento.
1 Corintios. 14:20. Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.
Proverbios 23:7. Cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.

Si decides cambiar de vida, y aceptar la nueva vida en Cristo es un deber primordial, cambiar tu manera de pensar, renunciar a ciertos tipos de mentalidad: 

Existen 8 formas básicas de pensamientos para renunciar:


1. La mentalidad del Fracasado
2. La mentalidad del Frustrado
3. La mentalidad del Negativo
4. La mentalidad del Pesimista
5. La mentalidad del Débil
6. La mentalidad del Acomplejado
7. La mentalidad del Atormentado
8. La mentalidad del Temeroso


Romanos 12:2. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Isaías 26:3. Tú guardarás en completa paz aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado.

Filipenses 4:6-8. La paz de Dios guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos...por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre. Si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

2 Corintios 10:4-5. Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia en Cristo.

Jeremías 29:11. Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis

El Eterno Dios conoce nuestros pensamientos, y el cumplirá los deseos de su corazón, ¡piense bien y vivirá bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada